Maduro: “El fascista opositor ya está en manos de la justicia”

El presidente de se refirió a la detención de Leopoldo López, el líder de la formación Voluntad Popular, principal impulsor de la desestabilización, quien se entregó este mediodía a funcionarios de la Guardia Nacional. “Yo quiero paz, dialogo y entendimiento en el país”, aseguró.

El presidente de Venezuela Nicolás denunció un plan orquestado por la derecha para derrocarlo y celebró la detención del líder opositor, Leopoldo López, acusado de ser el responsable de “los llamados a la sedición” que provocaron disturbios en las últimas semanas en la República Bolivariana de Venezuela.

“Ya está en manos de la Justicia. A esta hora en este momento, tiene que responder ante las leyes de la República por sus llamados a la sedición”, sostuvo en un discurso, ante miles de petroleros.

“No hay derecho a que se haya sometido por pequeños grupos armados y enmascarados durante días a miles de familias a la tensión callejera, amenazando con que iban a atentar contra el gobierno que yo presido. No hay derecho a ejercer la violencia psicológica”, destacó.

“En Venezuela hay pleno derecho para ejercer las voluntades políticas. Venimos de tener elecciones hace ocho semanas. Ganamos por el 55% de votos del pueblo bolivariano. Hay plenas garantías para hacer política”, recordó el mandatario.

Maduro también tuvo unas palabras para los líderes mundiales como el presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el estadounidense Barack Obama que apoyaron desde su discurso a miembros de la oposición.

“En Venezuela hay plenas garantías para hacer política”, destacó.

“Qué haría usted presidente Santos, si una marcha llamada por un líder opositor pretende sacarlo de su gobierno. Me va a venir a dar lecciones de democracia a mí el presidente Santos, a mí que estoy defendiendo la democracia del pueblo venezolano. Ya basta de que se metan en los asuntos internos de nuestra Patria. Los problemas de los venezolanos, los resolvemos los venezolanos”, expresó.

“Presidente Santos, usted se ha dejado llevar por su simpatía con los fascistas de derecha, nostros no maltratamos a los colombianos. El presidente Obama quiere que yo condecore a los encapuchados. Póngase de acuerdo en su locura”, agregó.

“Yo no tengo ni diez meses gobernando y en diez meses han ensayado todos los mecanismos para derrocarme, para matarme, hasta cuando va a estar la derecha haciéndole daño al país. Ya basta de sembar tanto odio, tanto racismo, tanta intolerancia”, continuó.

“La única forma de combatir el fascismo en la sociedad es como cuando uno tiene una infección muy fuerte, hay que hacer un tratamiento intensivo. El fascismo es una infección de la política venezolana y del mundo. Y el único tratamiento que hay es la justicia”, concluyó.