Las acciones de la petrolera estatal saltan 5,12%, hasta los u$s 20,12 cada una, en Wall Street, mientras la mayoría de los papeles de firmas argentinas cotizantes opera en alza.

Las otras subas más importantes las experimentan: Galicia, 2,29% (u$s 8,94); Telecom Argentina, 1,89% (u$s 19,38); Pampa Energía, 1,75% (u$s 4,65); Tenaris, 1,37% (u$s 49,44), Irsa, 0,92% (u$s 8,74); y Banco Macro, 0,42% (u$s 21,29).

Como contrapartida, retroceden las acciones de: Banco Francés, 2,52% (u$s 6,20); Cresud, 1,26% (u$s 8,60); y Petrobras Argentina, 0,79% (u$s 5,05).

Emisión de bonos

En la primera prueba internacional después de que YPF fuera estatizada en mayo de 2012 y en un contexto en que el soberano tiene restringido el acceso a los , la petrolera confirmó ayer, mediante un comunicado a la Bolsa, que el 26 de septiembre próximo emitirá una obligación negociable (ON) en el exterior por u$s 150 millones, a vencer en 2018 y por la que pagará una tasa variable Libor (0,6%) más 7,5%, es decir, cerca del 64%.

El bono, de monto pequeño para las necesidades de financiamiento de u$s 37.000 millones para cumplir con su plan de inversiones a 2017, no se inscribió en los mercados estadounidenses ni europeos, sólo en la Bolsa de Buenos Aires.

Se entiende que la tasa está acorde al hecho de que se trata de una empresa argentina y con un proceso de expropiación en marcha, pero con condiciones favorables: está regida bajo la ley de Nueva York, los pagos están garantizados por los cobros de las exportaciones -principalmente de soja- de la petrolera en el exterior, mediante un mecanismo habilitado por el (BCRA), y la duration del título se reduce a unos 3,5 años, ya que tendrá un año de gracia pero amortizará trimestralmente. No podrán comprarse desde cuentas de EE.UU.

La emisión, a cargo de los bancos Citibank y HSBC, es de u$s 50 millones ampliables a u$s 150 millones. Pero, según fuentes de mercado, la petrolera ya recibió un adelanto de u$s 50 millones que, se estima, se utilizará para integrar parte de esta emisión.

La emisora está ofreciendo hasta u$s 50 millones (ampliable a u$s 150 millones) ON por oferta pública en la República Argentina (la “Oferta Local”) y en el exterior, donde sólo ofreceremos ON a ciertas personas no estadounidenses en operaciones offshore en cumplimiento de la Regulación S de la Ley de Títulos Valores Estadounidenses (la “Oferta Internacional”), indica el prospecto de la Clase XXIV, que es parte del programa global de u$s 5.000 millones. Las inversiones arrancarán de u$s 500.000.

La inversión vencerá el 15 de agosto de 2018 y amortizará en 17 cuotas trimestrales iguales en cada pago de intereses, que comenzarán el 15 de agosto de 2014. Devengará intereses sobre el capital a la Libor más 7,5% nominal anual, salvo en el primer devengamiento (7,7632%).

Los cobros estarán garantizados por cuentas por cobrar y derechos de exportaciones de productos agrícolas de YPF. La petrolera vende diésel, fertilizantes, lubricantes, agroquímicos y bolsas de silo a productores agropecuarios de los que recibe granos en canje (80% de soja, 15% de maíz, entre otros) que luego exporta.

Los pagos serán depositados en una cuenta bancaria en el exterior, de acuerdo a lo previsto en la comunicación ‘A‘ 5464, del BCRA, que permite acumular seis meses de servicios de la deuda. YPF prevé generar suficientes cuentas por cobrar de exportación con los traders designados a fin de integrar el monto mínimo de la cuenta de exportación en garantía.

Entre los factores de riesgo, la firma menciona el juicio con los fondos buitre y la economía local: “Nuestro negocio depende en gran medida de las condiciones económicas en Argentina” y el “litigio con los holdouts”. Y especifica: “Las demandas iniciadas por los acreedores (holdouts) contra el gobierno argentino” podría “afectar nuestra capacidad de acceder al financiamiento internacional o repagar nuestras obligaciones, incluyendo las ON”. Pero recuerda que un juez federal de California logró establecer que YPF y Argentina sean la misma persona (alter ego).

La emisión se basará en un fideicomiso suscripto junto con U.S. Bank National Association y First Trust of New York.