Unas 80 toneladas de cañerías de acero fueron acopiadas en María Luisa y General Racedo para la traza del gasoducto que beneficiará a las áreas productivas de los departamentos Paraná. El ministro de Planeamiento e Infraestructura, Juan Javier García, y el secretario de Energía, Raúl Arroyo, junto con representantes de la empresa adjudicataria de la obra, recorrieron la traza en la que se tenderán los ramales de acero a lo largo de 33 kilómetros.

La obra demandará una inversión de 20 millones de pesos, financiados por el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap) y el Fondo de Energía de (Fdeer). El objeto del proyecto es disminuir los costos energéticos de la agroindustria de la microrregión como consecuencia de la utilización de gas.

El ministro García destacó la relevancia de esta obra para el sector productivo, “no sólo en términos de inversión, sino que es clave porque viene a realizar una fuerte apuesta a la visión del gobernador Sergio Urribarri de ser una provincia con un desarrollo importante en lo industrial”.

Además, manifestó que la concreción de este gasoducto da alternativas de potenciar el crecimiento a las que funcionan en la zona. Al mismo tiempo, señaló que genera buenas condiciones para que nuevas firmas puedan radicarse en el lugar, además del “valor agregado que se le otorga a la primaria”.

Durante el recorrido se pudo verificar el acopio de 35 toneladas de cañerías de acero de 2” y 3” en la localidad de María Luisa; y de 45 toneladas de cañerías de acero de 4” en General Racedo.

Esta obra es financiada por el BID, a través del Prosap, programa que lleva adelante el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, y el presupuesto asciende a 18.744.544 pesos. Está previsto que el 80 por ciento de su costo se financie a través del sub préstamo Prosap – aporte BID Nº 1956/OC-AR; y el 20 por ciento restante corresponderá a la contraparte provincial, que se integra a través del Fdeer, que administra la Secretaría de Energía.