En 2012 bajó la tasa de homicidios dolosos, también cayó el mito sobre “los menores”

Eugenio Zaffaroni informó las conclusiones de una investigación sobre casos judiciales de Capital Federal. Hubo 158 víctimas, con mayor concentración en las zonas más pobres. “Hay una sobreestimación de las zonas con tasas más bajas”, valoró

En 2012 se registraron 158 dolosos y la mayor parte de los casos se dieron en barrios de viviendas precarias de acuerdo a un informe que presentó Eugenio Zaffaroni que tiene como fuente los expedientes que llegaron a la Justicia.

La tasa es de 5,46 homicidios cada 100 mil habitantes, la más baja de los últimos tres años, período en el que se empezó a realizar este mapa de homicidios dolosos. En ese sentido, la cifra de 2010 fue de 5,81 y la de 2011, 6,57. De acuerdo a la información preliminar difundida por Zaffaroni, “la Ciudad se puede dividir en cuanto a tasas de homicidios en dos partes entre el sur y el resto del territorio”.

En la zona sur, la tasa de homicidios es de 10,06 por cien mil habitantes. En el resto de la Capital es de 3,05, cercana a la media que ostentan los países europeos, detalló el ministro de la de Justicia.

“Estas cifras no son para alegrarnos, tenemos que tener un objetivo que es profundizar las investigaciones con objeto preventivo. Estos datos tienden a orientar sobre lo que pasa. Nadie puede prevenir lo que no conoce y este es el primer paso para llegar al objetivo, que es igualar las tasas de Canadá y Europa que oscilan entre 2 y 3 cada 100 mil habitantes”, explicó.

Zaffaroni detalló que hay preeminencia masculina entre víctimas y victimarios, que la incidencia de menores impunes, es decir, que no alcanzan los 16 años, es “ínfima”, menor del 1%, y los casos que involucran a victimarios de entre 16 y 18 años alcanza al 5% del total.

El 17% de los victimarios son extranjeros, el 31% tiene residencia en barrios de emergencia y el 31% de las víctimas también. Hay un 41% de homicidios en los que había relación previa entre víctima y victimario. El 61% de los hechos registrados se produce en el mismo barrio de origen. Y la incidencia del arma de fuego es del 56 por ciento.

“Pareciera ser que hay dos clases de víctimas, las que se publican y las que no. Hay víctimas de primera categoría y de segunda. En esto no importa la sensación, lo que puede haber es una sobreestimación de las zonas de tasa de homicidios más baja y una subestimación de las zonas de tasas altas. Esto lo vemos en el volumen de investigación”, informó.

Fuente: Infobae