El proyecto busca mejorar las condiciones de vida en la cosecha. Propone construir sobre traileres, casas de madera totalmente equipadas. Los tareferos pondrían la mano de obra. Pretenden replicar el modelo en otras regiones del país. El diseño cumple con los requisitos planteados por el nuevo Estatuto del Peón Rural en relación a habitabilidad en campamentos.

Un grupo de profesionales misioneros desarrolló un modelo de vivienda móvil pensado para mejorar la calidad de vida de los rurales que, por la naturaleza de su actividad, deben permanecer varios días en los campos. Es un sistema modular que permite montar en cualquier predio, una casa con habitaciones, baños, heladera, cocina, una galería e instalaciones de electricidad, agua y gas.

El proyecto ya fue preaprobado por el ministerio de Trabajo de la Nación y está bajo estudio del y la Provincia. “La idea generó un fuerte interés por parte de intendentes de la zona productora, especialmente el de Apóstoles, quien es empresario yerbatero, y pretende que tengamos un prototipo para exponer en la Fiesta de la Yerba Mate, en julio próximo”, señaló Carlos Marcial, líder del grupo que además integran Jorge Cantuariense, Gerardo Esteche, Matías Taborda, Antonio Luis Faifer y Fabricio Micheli.

Marcial, quien además de arquitecto es funcionario del ministerio de Trabajo de la Nación, explicó que el modelo denominado “Hábitat Nómade” está compuesto por unidades construidas principalmente con madera y montadas sobre traileres que pueden ser tirados por un tractor. Cada unidad cuenta con una habitación con cuatro camas, un baño, una cocina y una galería pensada como un espacio de encuentro.

Esta suerte de casa rodante está diseñada para ser autónoma, para eso está equipada con un sistema de agua compuesto por un tanque de 500 litros y una bomba de bajo consumo a diafragma para extraer agua de vertientes y un sistema eléctrico alimentado con paneles solares fotovoltaicos conectados a un banco de baterías, pero que también puede tomar energía de cualquier red de electrificación rural que pase por las inmediaciones. Además tiene un sistema de gas con garrafas que permite calentar agua y cocinar.

Uniendo dos módulos, no solo se duplica la cantidad de camas, sino que se obtiene una galería mucho más amplia y se puede contar con baños sexados, “dato importante si se tiene en cuenta que en la cosecha muchas veces participan mujeres”, aclaró el estudiante avanzado de arquitectura Matías Taborda.

Por sus características, la vivienda móvil garantiza el cumplimiento de todos los requisitos planteados en el nuevo Estatuto del Peón Rural (Ley 26.727) en materia de condiciones de vida en los campamentos.

Adaptada a

Según indicó Marcial, la estructura espacial y funcional de los refugios responde “no solo a condicionantes sanitarios y técnicos, sino también a antropológicos particulares del ámbito rural”. Recordó que otros proyectos desarrollados junto a los técnicos Esteche y Taborda fueron premiados en bienales internacionales en el segmento de arquitectura sustentable.

Cuestiones como la circulación de aire y la incidencia de los rayos del sol y las características de los terrenos, fueron detenidamente estudiadas por los profesionales a efectos de lograr un diseño adecuadamente adaptado al clima misionero.

Trabajo interzafra

El proyecto propone que se capacite a los mismos tareferos para que sean ellos quienes construyan las móviles, de ese modo se procura que los trabajadores rurales tengan una fuente de ingreso durante el período de interzafra de yerba mate, tiempo en el que la demanda de mano de obra para el misionera baja significativamente.

“Pensamos en usar madera para hacer las casas ya que es un material disponible en la provincia. También pensamos en un diseño que sea lo más sencillo posible para que los tareferos puedan construirlas y para ello prevemos una etapa de capacitación”, indicó Marcial.
Los impulsores del proyecto ya piensan en adaptar el modelo para aplicarlo en otras zonas del país donde también sea necesario mejorar las condiciones de habitabilidad en campamentos de trabajadores agrarios.