La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura caracterizó de esa manera al país tras una reunión entre el representante regional del organismo, Raúl Benítez, y el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela.

El titular de la cartera agrícola remarcó que es necesario “continuar un programa de trabajo que ya hemos trazado y reforzaremos el rol estratégico que tiene nuestro país en términos de capacidad productiva, agregado de valor e implementación de tecnología para erradicar el hambre”.

Además, consideró que “teniendo en cuenta que para reducir el hambre, la producción de debe aumentar un 70% para el año 2050, Argentina tiene un papel central en el contexto regional, porque actualmente producimos para 400 millones de personas”.

Benítez, en tanto, destacó políticas públicas como el Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial (PEA 2020), al que consideró como “una iniciativa que demuestra el compromiso asumido por Argentina en pos de la seguridad alimentaria y el desarrollo productivo con valor agregado”.

Según datos de la FAO, la región logró los mayores avances en la reducción del hambre a escala global. “El porcentaje de personas que sufren hambre disminuyó a casi la mitad en los últimos 20 años”, aseguró Benítez.

Al respecto, manifestó la posibilidad de que pronto podría alcanzarse “la primera generación de latinoamericanos y caribeños en tratar de convivir sin el problema del hambre”.

De la reunión participó también el Secretario de Agricultura, Gabriel Delgado.