El sector facturó en el primer 121% más que en igual período de 2012, año en el que marcó récord en monto de ventas, al tiempo que logró triplicar la participación nacional de y .

El sector experimentó durante el período 2003-2012 un importante crecimiento, que le permitió intensificar el proceso de sustitución de importaciones y triplicar la participación nacional de cosechadoras y tractores, afirma un comunicado del ministerio de industria nacional.

“Trabajamos para desarrollar nuevos proveedores e incrementar componentes locales”, aseguró la ministra de Industria, Débora Giorgi.

En el primer semestre del 2013, el sector alcanzó los 2.565 millones de pesos de facturación, superando así los montos récord del 2012.

“Mientras en el 2003 sólo 16 por ciento de cosechadoras y 13 por ciento de tractores eran nacionales, hoy hemos triplicado estos números y alcanzamos 45 y 39 por ciento, respectivamente”, detalló Giorgi.

También resaltó que la cartera industrial “trabaja con todos los actores de la cadena en mesas de integración para desarrollar nuevos proveedores e incrementar los componentes locales”.

En 2012, la industria nacional tuvo su récord de facturación de 3.288 millones de pesos, 13 por ciento mayor a 2011 y 749 por ciento mayor a 2002.

Giorgi destacó el aumento en el volumen de las ventas de maquinaria agrícola nacional y detalló que “en el primer semestre de este año aumentó 111,4 por ciento y 76,7 por ciento la venta de cosechadoras y tractores nacionales, respectivamente”.

El sector de maquinaria agrícola ha accedido a distintos beneficios crediticios -otorgados por el Ministerio de Industria- para impulsar la sustitución de importaciones y desarrollar proveedores locales, aumentando así la participación nacional en el mercado.

A través del Programa del Fondo del Bicentenario -que otorga créditos, a una tasa fija en pesos del 9,9%, con un año de gracia- se aprobaron 18 proyectos por un monto de $356 millones para inversiones.

En 2012, el beneficio fiscal al sector de maquinaria agrícola alcanzó los $420 millones (26,4% del total de beneficios otorgados a la industria de bienes de capital).

Asimismo, la cartera industrial creó – hace dos meses- tres comités técnicos para identificar y estandarizar piezas y partes en la industria, lo que aumentará la competitividad y las escalas de , optimizará el uso de las materias primas y los diseños y reducirá costos.

“Para 2015, los equipos nacionales que estén a la venta en Argentina deberán tener entre un 40 y un 50 por ciento de piezas fabricadas en el país; las cosechadoras deberán llegar al 40 % y los tractores a un 50%”, concluyó la ministra.