La presidenta del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Mercedes Marcó del Pont, aseguró que la actual Carta Orgánica de la entidad es para “otro proyecto de país”, al defender el proyecto de reforma enviado por el Ejecutivo, ante el plenario de comisiones de Finanzas, Presupuesto y Legislación General de Diputados.

La funcionaria subrayó que el proyecto requirió “mucho tiempo casi un año de trabajo” y que fue redactado con “responsabilidad”.

Destacó en general la importancia de una modificación de las normas actuales ya que estas fueron redactadas para “otro proyecto de país” y para “otros regímenes monetarios como la convertibilidad”.

También señaló que la “experiencia de la crisis, es que ha toda la gente de supervisión -de las entidades financieras- se les escapó la tortuga, no cumplieron con su labor, sino que alentaron o acompañaron un proceso de desregulación que promovió esta clase de paralización financiera” De modo tal que “cuando aparece la crisis y a la hora de los bifes, lo que tienen que salir a socorrer a las entidades financieras son los bancos centrales” y los las oficinas de supervisión.

Aclaró que la intención de la reforma no es “transformar la Superintendencia -de entidades financieras- en un subgerencia del Banco Central, sino que planteamos que el directorio del banco central tiene que involucrarse mucho más en la supervisión de la actividad financiera”.

Dijo también que “la visión de los bancos centrales con el objeto único de la preservación de la moneda no dio buenos resultados” y recordó que “ese paradigma aparecido en los `90” generó “algunas de las condiciones de la crisis” como resultante de “analizar en forma aislada” la preservación de la moneda, sin tener en cuenta “los fundamentos macro, la economía real, y el empleo”.