Con el voto afirmativo de los ediles oficialistas, la intendenta Blanca Osuna logró que el Concejo deliberante de Paraná aprobara el 2012. Miguel Rettore (UCR) indicó que el texto “significó un retroceso respecto al del año anterior, ya que se avanza peligrosamente sobre las facultades y atribuciones del cuerpo legislativo”.

Con el acompañamiento del bloque del Frente para la Victoria, el Concejo deliberante de Paraná aprobó la iniciativa del Ejecutivo comunal sobre el presupuesto 2012.

Fue luego de una extensa sesión extraordinaria encabezada por el viceintendente Gastón Grand. El cuerpo analizó el nuevo presupuesto proyectado en 527 millones de pesos para el 2012 y dejó de lado el que había votado la anterior gestión para este ejercicio legal.

Antes del presupuesto los de todos los bloques acompañaron el texto para la modificación de la estructura orgánica del municipio la cual establece la creación de dos nuevas secretarías en el ámbito de la comuna.

La posición de la UCR

Desde el radicalismo, el presidente de la bancada Miguel Rettore informó que votaron negativamente el presupuesto porque “el proyecto significó un retroceso respecto al presupuesto del año anterior, ya que se avanza peligrosamente sobre las facultades y atribuciones del Concejo Deliberante, dado que en los artículos: 1º, 4º, 8º, 9º, 10º, 11º y 12º se faculta al Departamento Ejecutivo a realizar ampliaciones, transferencias y modificaciones, de lo que es materia exclusiva de este Concejo como órgano de contralor y forma parte de las funciones esenciales de este Cuerpo deliberativo que está compuesto por las distintas expresiones que representan la oposición política en la ciudad de Paraná”.

La falta de previsión de una política salarial, los 18 millones de pesos de gastos no clasificados, la falta del perfil anual de vencimientos de la deuda y otros temas importantes, fueron decisivos para la decisión final que tomó el Bloque” (APF.Digital)