(La Paz, ER) Personas desconocidas “blanquearon” el mural del artista paceño Exequiel Arlotti donde aparecía la figura de Jorge Julio López, testigo clave del proceso contra el militar Miguel Etchecolatz.

En dicha obra se visualizaba a López con un candado en su boca, representando el silencio impuesto desde el último gobierno de facto hasta su desaparición en 2006. La pintura fue realizada con la colaboración de Juan José Di Bernardo y Marlise Cáceres Báes. El hecho generó el inmediato repudio de diferentes organizaciones, entre ellas de dos de las integrantes del colectivo de jóvenes, Lucía Blanc y Belén Martínez.

En un comunicado de prensa lamentaron que “luego de casi tres décadas de convivencia democrática todavía hay quienes siguen silenciando la libertad de expresión. Nos indigna que en nuestra ciudad nos se logre valorar el en todas sus expresiones, más aún cuando en este caso su contenido reflejaba un compromiso tan grande como el de defender la democracia y reivindicar los . Como ciudadanos de La Paz repudiamos el accionar de quienes por segunda vez censuraron nuestro homenaje a los desaparecidos tanto en aquella dictadura como en esta democracia”.

Además reiteraron que “la obra llevada a cabo con tanto esfuerzo y compromiso ya ha sido destruída. Exigimos una explicación por parte de los responsables e invitamos a toda la comunidad paceña a seguir defendiendo la libertad de expresión y la lucha por una sociedad más tolerante”, consignó Uno.