Los cancilleres de los países de la OTAN iniciaron hoy el segundo día de discusiones en Berlín para tratar de zanjar crecientes divisiones sobre la intensidad de la campaña militar en contra las fuerzas del gobierno.

En tanto, los gobernantes de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido prometieron seguir con sus bombardeos en Libia hasta que el líder Muammar Kaddafi abandone el poder, en un artículo publicado hoy en varios diarios del mundo.

Una primera jornada de conversaciones de la OTAN en Berlín culminó ayer sin nuevos compromisos de suministrar más aviones, luego de que Francia y el Reino Unido llamaran a intensificar los bombardeos y dijeran que la alianza “no hace lo suficiente”.

Los cancilleres de los 28 países de la OTAN acordaron que Kaddafi debe renunciar, pero reafirmaron que la misión militar mantiene sus metas de proteger a los civiles, forzar la retirada del Ejército libio de ciudades y hacer cumplir un embargo de armas.

Casi un mes de bombardeos internacionales en Libia no lograron neutralizar a las fuerzas del gobierno ni permitieron a los rebeldes avanzar desde los territorios que controlan, con lo que la guerra se encuentra en un punto muerto.

La campaña fue iniciada el 19 de marzo por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido bajo la conducción de Washington, quien luego traspasó el mando a la OTAN, el 31 de marzo.

El canciller francés, Alain Juppé, dijo ayer que hizo un infructuoso pedido personal a su par estadounidense Hillary Clinton para que Washington vuelva a usar unos 50 aviones que retiró de la campaña cuando la OTAN asumió la misión.

“Le dije que los necesitábamos de vuelta, que nos habría gustado que regresen”, dijo Juppé, pero agregó que Clinton dijo que los aviones seguirán siendo usados en casos puntuales.

En un primer punto de acuerdo alcanzado hoy, los cancilleres de la OTAN convinieron en celebrar un encuentro entre la alianza y la Unión Europea (UE) para discutir la situación en Libia, informaron fuentes diplomáticas citadas por la agencia de noticias DPA.

Las fuentes dijeron que aún no hay fecha para el encuentro entre la OTAN y los 27 países del bloque europeo, pero que tandrá lugar “próximamente” y que en él se abordarán las vías para aumentar la presión política sobre Kaddafi.

Sólo seis de los 28 países de la OTAN realizan bombardeos en Libia, la mitad de los cuales es llevada a cabo por Francia y el Reino Unido. La otra mitad corre por cuenta de Bélgica, Dinamarca, Noruega y Canadá.

Alemania, Polonia y Turquía, único miembro musulmán de la OTAN, se opusieron a la misión militar en Libia.

Italia y Holanda dijeron que sus aviones participan en hacer cumplir una zona de exclusión aérea sobre Libia pero no atacarán objetivos en tierra. España ofreció bases en su territorio para la campaña pero no aviones para bombardeos.